• Pº Chopera, 35-37 28100 Alcobendas

¿Es el castigo físico un método de aprendizaje para un niño?

19 julio, 2021

¿Es el castigo un buen método para educar a los niños? ¿ Es posible que el castigo a un niño sea un medio para que se produzca el aprendizaje?

Ahora bien, será que para una educación adecuada de los hijos es preciso caer en la agresión o en el autoritarismo o incluso en la indiferencia.

La reconocida Pedagoga y fundadora del Colegio María Montessori en Madrid señala que la mayoría de las veces, los castigos se acostumbran a proporcionar  en función del ánimo de quien  administre el castigo, lo cual está en función del buen o mal humor de la persona que administre el castigo, por tanto de allí  viene la magnitud del castigo o de que se deje sin castigo al niño ante una falta cometida.

No obstante, con  frecuencia  un castigo implica la agresión al niño, sin que en verdad este observe  las consecuencia de su manera de actuar.

Importancia de que los niños se les enseñe a ver las consecuencias de sus errores

Al cambiar los castigos por las consecuencias esto va a permitir que los hijos puedan vivir las consecuencias de sus actos.

Estas consecuencias deben ser previamente establecidas durante los tiempos de calma antes de que sucedan los conflictos, un ejemplo  de esto es que si no recoge sus juguetes no podrá ver la televisión o ver su programa favorito.

La consecuencia de sus actos será perderse su programa favorito, su comida especial, si pierde su juguete preferido no podrá conseguirlo  esta forma de  aprendizaje será más significativa.

Estas acciones, estimulan el aprendizaje de manera  autónoma y calmada. Por otro lado, los padres no se puede centrar la educación  en los errores infantiles, tampoco etiquetarlos y agredirlos tanto verbal como  físicamente ya que esa actitud no va ayudar a que dejen de cometer errores.

Es necesario recordar que el deseo de los padres es hacer de sus hijos personas autónomas, responsables, respetuosas, amables.

Finalmente también hay que recordar que los castigos  se enfocan en el error cometido, no obstante, las consecuencias a “ayuda a rectificarlo” y esto representa  un cambio educativo significativo.