• Pº Chopera, 35-37 28100 Alcobendas

El valor de la responsabilidad en edades infantiles

7 junio, 2021

La responsabilidad es un valor que se caracteriza por tomar una serie de decisiones de forma
conscientes y de responder por tales decisiones y sus consecuencias ante quienes deban hacerlo.

En este sentido, la responsabilidad es una tarea de enseñanza que tenemos como padres para que
nuestros hijos puedan aprenderla.

El objetivo es prepararlos para la toma de decisión personal y que asuman convenientemente las
consecuencias de sus decisiones.

En este sentido, es necesario ayudar a los infantes a asumir sus errores, y rectificar sus decisiones
si es preciso al mismo tiempo que cumplan con sus compromisos y obligaciones.

Los padres y familiares están en la obligación de enseñarles como se hace y mantener la
constancia.

Es bueno enseñarles, al principio comenzar por ensenarles a recoger sus juguetes y el cuidado y la
limpieza de los mismos.

Esto se debe hacer poco a poco, permitirles que cometan sus propias equivocaciones, además
debemos valorar sus logros, y de esa forma le animamos a continuar su aprendizaje.

Etapas para asumir las responsabilidades

Edad de 0 a 3 años

En esta etapa los niños se alimentan, se les cambia el pañal, duermen, adquieren hábitos,
aprenden a gatear, caminar, a hablar y se relacionan con los adultos.

De 3 a 4 años

Puedan comenzar en taras como: recoger su ropa, juguetes, vestirse, desvestirse, ayudar a poner
algo en la mesa, ocuparse de su bolso escolar, regar plantas, alimentar a sus mascotas.

A los 5 o 6 años

Pueden realizar tareas un poco más complejas, por supuesto bajo la supervisión de un adulto, por
ejemplo hacer su cama los fines de semana, ayudar con la lista de compras, participar en la
elaboración de las comidas, ducharse solos.

Así, a medida que crecen los padres y familiares deben observar su capacidad de asumir nuevas
responsabilidades, a fin de que desarrollen la conciencia moral que les permita reflexionar sobre
sus acciones, todo lo cual es posible si se ha cultivado el valor de la responsabilidad.

En este sentido si son responsables de sus cosas aprenderán en justa medida a ser responsables
con las cosas de todos.